8 nov. 2013

Nadando entre sinverguenzas

Hace un par de semanas, comencé el curso de Monitor de Natación.

Para trabajar en verano te están pidiendo la titulación de Socorrista y la de Monitor en cada vez más sitios. Decidí tomar por la vía segura y tener ambos títulos para la próxima temporada.

Con vistas además, de no tener que volver a trabajar en la Urbanización de este año, donde las condiciones laborales...en fin, podré estudiar un año más Medicina que es lo que importa. Pero ya os digo...en esta urbanización hay gente que merece un par de ostias bien dadas y alguien que los denuncie por la violación de derechos laborales que ejercen.

Además, dicha titulación se supone que abre un poco más el campo laboral en el que ejercer, ya que me permitiría poder trabajar el resto del año en piscinas cubiertas...(sí hubiera empleo, porque la mayoría entran por enchufe).

Pues nada, tras valorar las opciones y viendo que saldría un curso en los meses de otoño, decidí inscribirme.

En primer lugar, teníamos que asistir a Dos hermanas para realizar unas pruebas físicas que se planteaban algo exigentes:

  • Nadar 200 metros en menos de 4 minutos
  • Nadar 25 metros de cada estilo
Nada en comparación con las pruebas físicas de Socorrista de Cruz Roja, muchísimo más duras y exigentes que estas. 

Cuando llegué al lugar había unas 40 personas que realizarían la prueba física conmigo. Entre ellos: gente con sobrepeso, personas mayores, un discapacitado mental, petados que cuando se lanzaban al agua no sabían ni avanzar...en fin, todo un popurrí de lo que se supone van a ser "los guías que enseñan a la gente a nadar".

Las pruebas físicas fueron una absoluta mamarrachada. Las hacíamos de 4 en 4 en calles de 20 metros y un señor mayor nos cronometraba, para ver si éramos capaces de hacer 4 largos (160 metros) en menos de 4 minutos. 

Hubo un 40% al que le costó la propia vida hacerlo o que se sobrepasaron del tiempo, de ellos un 15% realmente no superó la prueba. Y, si la prueba hubiera sido legalmente de 200 metros en menos de 4 minutos, estoy seguro que sólo la habríamos pasado un 20-30% de los que estábamos allí.

A continuación, nos tocaba nadar los supuestos 25 metros estilo. He de decir, que cuando ví nadar a determinadas personas...no entendía qué cojones hacían allí planteándose realizar un curso como ese. 

Creedme cuando os digo, que el discapacitado, no sabía nadar ni siquiera a crol y que realizó todas las pruebas prácticamente a un estilo intermedio entre palmoteo-perrito. Creedme cuando os digo, que el 70% de los que estábamos allí no sabían nadar a mariposa. Creedme cuando os digo, que el viejo que nos estaba evaluando, hubo momentos en los que ni miraba.

Finalmente, terminamos las pruebas y todos fuimos considerados físicamente como APTOS. El paso siguiente, era ir al mostrador para recibir la información del abono del pago y de donde se celebraría el curso. Patético.



Unos días más tarde, tuve que llamar para saber cuando leches nos iban a mandar el horario, cuándo comenzaríamos, etc. Y me dijeron, que habían tenido que dividir a los 40 APTOS en dos grupos, porque desde la Federación Española de Natación, les habían comentado que Sevilla había dado como aptos a mucha gente. 

Pero claro, a 500€ por persona, y un total de 20.000€ que se lleva la federación sevillana...¿cómo negarse a dar por aptos a toda la gente, que probablemente suspenda en los exámenes? ¿o dar por aptos a gente que no aprobará las prácticas?. Aquí lo importante es sacarnos la pasta, y ya después, si conseguimos el título, que se coma el marrón otro. Deleznable.


Tras pagar un riñón, comencé el curso con mucha ilusión (en un afán de no mirar únicamente la desfachatez de las pruebas físicas). Me convalidaron además, la mitad de las asignaturas por ser Socorrista. Lo cual no implicaba la reducción del coste del curso, sino el no tener que asistir a las clases de dichas asignaturas.

No tiene ni puñetero sentido que tú, puedas hacer un curso de Monitor, sin ser previamente Socorrista. Del mismo modo, no tendría sentido por tanto, aumentar el coste del curso de Monitor, cuando sabes a priori que la mayoría que se van a inscribir serán socorristas. Nada nada, que lo importante es sacar dinero.

Comenzamos las clases y nos dieron un librito de unas 200 páginas con muchos dibujos, el cuál me tendría que estudiar para realizar un examen de cada asignatura a nivel de Sevilla, y otro que nos mandaban desde Madrid (se ve que la sede central, no se fía mucho de las sedes locales...con razón). El libro y su temario es una absoluta parida, está desfasado, tiene errores ortográficos por doquier y encima, nos examinan de todo cuando a nivel de Sevilla no nos lo enseñan todo.

Mis dos únicas asignaturas eran Enseñanza técnica y Psicopedagogía. Ambas me han resultado un absoluto truño, a nivel práctico, teórico y en la calidad de los docentes.

Por un lado, enseñanza se basa en un señor que viene con un bonito power point, para leernos lo mismo que viene en el libro. De vez en cuando nos pone un vídeo para hacer bulto y gastar tiempo, y en el tiempo que resta, nos pone a organizar las propias prácticas que tenemos que hacer nosotros en el horario práctico, en vez de organizarlas él...De incompetentes está lleno el mundo.

Por otro lado, está el señor que viene a darnos Psicopedagogía. El cuál, para dar su asignatura, nos separa por grupos, nos pide que hagamos un resumen de los apartados del libro y que después hagamos una presentación al resto de los compañeros...otro flojo señores.

Después, se tira tres horas haciendo demagogia personal, contándonos su vida y de vez en cuando leyendo lo que pone el libro sin aportar mucho en ningún aspecto. Todo ello, con un toque de humor. Y los compañeros, que tampoco dan para más...jiji jajá.

Mira tú como me rio yo, y mira como se rie mi bolsillo con 500 pavos menos.


El curso en sí es una absoluta bazofia. Está mal organizado, mal explicado, no aprendes, se distribuye los fines de semana en un horario que no tiene en cuenta que el 90% de los que estamos matriculados tenemos la mitad del curso convalidado. En general, el curso está hecho para sacarte el dinero, para que un par de flipados vengan a llevarse el mérito de haberte enseñado algo, y para que gente que no tiene trabajo pueda intentar meter la cabeza en este mundillo de forma legal.

Sinceramente, estoy deseando terminarlo para hacer las prácticas en la piscina de mi pueblo, donde sí que voy a aprender la gran e importante tarea que hace un monitor de Natación.

Estoy deseando terminar el curso, para mandarle un correo bastante hostil a la delegación sevillana, y otro bastante directo de denuncia a la Federación Española, porque esto...es vergonzoso.

Así que, si alguna vez os habéis planteado realizar un curso o cualquier actividad con la Delegación Sevillana de Natación, ya sabéis que los tenéis que mandar a tomar por saco. Sacaos el curso con empresas más serias como Nusavia, que son bastante más profesionales que la panda de mamarrachos y corruptos que forman parte de esta supuesta delegación, y que no hacen más que empañar la reputación formación de la Natación Sevilla.

1 comentario:

  1. Vaya verguenza de curso...asi es la enseñanza k.nos dan (con el.dinero eres aceptado.en todo)pero a la hora de impartir una buena formacion se exan pa tras para ello.gastar menos..ponen al tonto del pueblo haciendo el papel de controlador le dan dos.duroa y medio.y el resto pa sus bolsillos...es de verguenza

    ResponderEliminar