7 dic. 2013

Aflatoxinas en Tetrabrick

Realizando las habituales compras navideñas, me disponía a comprar la leche, cuando de pronto me dieron una pequeña corrección a la elección de la marca que iba a adquirir. Por norma general, se suele coger la marca blanca o bien aquella del lugar en el que estemos comprando (es más barata), pero en este caso, me ha costado hacerlo.

La anotación era la siguiente: "¿Sabe usted que, la leche lleva aflatoxinas? Que hace poco, la Junta de Andalucía, en uno de sus múltiples controles, emitió un comunicado, en el cuál se expuso que 2 millones de litros de leche consumida en la comunidad Autónoma, estaban contaminadas por éste metabolito, ¿lo sabía usted?. ("Poker Face").

Pero no sólo eso, sino que la única que por lo visto se había salvado, era Puleva. Mientras que el resto, habían llevado a cabo una serie de "manipulaciones" para poder llegar a comercializar dicha leche contaminada. (Alucinando).

Yo me he quedado atónito. En primer lugar porque siendo franco, mi cabeza sabía que lo de las "aflatoxinas" era malo, pero no terminaba de cuadrar el porqué, básicamente porque no caía en lo que eran las aflatoxinas (más allá de una sustancia tóxica y carcinogénica). Y en segundo lugar, porque ¡No lo sabía, no me había enterado ni tenía constancia de este hecho!

Por tanto, comencé la búsqueda de noticias (algo escasitas) sobre el tema, para ver que había pasado, así como la búsqueda de bibliografía e información sobre la dichosa aflatoxina.

Espero que os sea de utilidad y que tengáis cuidado con lo que consumís, ahora sabréis porqué.

¿Qué son las Aflatoxinas?

Son metabolitos o productos de desecho, que se generan en el metabolismo de determinados hongos, siendo el más característico el Aspergillus, y que van a crecer en plantas-alimentos de origen vegetal.

Por ejemplo, es característico que les de por crecer en el maíz que consumen las vaquitas y que, posteriormente se transforma en leche, en cuyo interior se encuentran aún parte de esos metabolitos que nosotros vamos a terminar consumiendo.

La más importante a nivel de seguridad alimentaria es la aflatoxina B, G y M, ya que son las que más se suelen encontrar en los alimentos, así como por ser las más nocivas para el ser humano.

Son especialmente peligrosas, son micotoxinas genotóxicas y carcinogénicas. Tienen un gran potencial:

  • Carcinogénico, mutagénicos: generan mutaciones, errores, daño en el ADN que puede llevar a producir cáncer a corto plazo (intoxicación aguda) o a largo plazo (consumo y afectación crónica).
  • Teratogénico: su consumo puede afectar al feto, el cual puede sufrir malformaciones u otros daños.
  • Hepatotóxico y heptocarcinogénico: ataca especialmente al hígado, ya que será allí donde se metabolice y se produzcan aquellas reacciones o alteraciones que terminan derivando en una actuación cancerígena.
  • Inmunogénico y de interferencia nutricional.
La clínica por aflatoxicosis aguda será: vómitos, dolor abdominal, edema pulmonar, infiltración grasa y necrosis hepática. Hay bacterias ácido lácticas de nuestra flora normal, que por la generación de un medio hostil para el hongo, van a generar una serie de compuestos antimicrobianos y antimicóticos (lactobacillus, lactococos, etc) así como van a reducir su biodisponibilidad.

Estas toxinas tienen una gran estabilidad térmica, por lo que pueden permanecer incluso siendo cocinadas o congeladas, además, puede morir el hongo, que las toxinas seguirán estando en el lugar de producción.

El control de las mismas se hace en el propio sector agrícola y ganadero, por las autoridades pertinentes. Aunque a veces...puede que no se controle adecuadamente o que se pase alguna tragedia como la pérdida tan grande de litros y litros de leche por culpa de la dichosa toxina...todo ello, teniendo en cuenta también todos los millones de litros que hayan podido estar contaminados y que ya hemos consumido o que siguen estando comercializados...

¿Qué ha pasado en Andalucía?

Un gran porcentaje de la leche que consumimos en Andalucía, proviene del Valle de los Pedroches. Lo que ha ocurrido es que el cereal que estaban consumiendo las vaquitas, estaba contaminado con bastante más de lo aceptado, por este hongo y sus toxinas. 

*El cereal por cierto, viene del extranjero...para variar, y viene contaminado...para variar.

Esto ha generado, que la leche haya tenido que ser destruida en gran parte, sobre todo aquella cuyos niveles fueran especialmente nocivos. Sin embargo, en las noticias que os proporciono a continuación, se establece que se ha perdido una parte de la producción pero...
  • ¿Y con el resto?
  • Si esos cereales o maíz estaban contaminados y se los han comido las vaquitas ¿cuanto tiempo habría que dejar de consumir su leche para no producir una leche contaminada?
  • ¿Cuantos de los litros que se han eliminado son reales, y cuántos se deberían haber eliminado en realidad?
  • ¿Porqué ha sucedido esto? Se supone que hay unos controles estrictos, pero las partidas contaminadas se han descubierto cuando ya estaban saliendo a ser comercializadas.
  • ¿Cuantos litros de leche contaminada se habrán comercializado y consumido? ¿cuántos habrán pasado los controles de estrangis y habrán llegado a nuestras casas...y a nuestros cuerpos?
Lo que me afecta a mí de lleno, es que Sevilla ha sido la provincia más afectada por este tema. También me han comentado que, la Junta de Andalucía, emitió una especie de comunicado de alerta advirtiendo sobre el peligro. También que determinadas marcas de leche como Puleva, sí que habían superado favorablemente los controles. 

No es por hacerle publicidad a Puleva, pero si me dicen que bebiendo esta leche, puedo estar a salvo un poco más, de tener cáncer en el futuro...pues mira, lo mismo me merece la pena gastarme unos euros más.

Porque, cada día vemos como la incidencia de cáncer va en aumento. Sobre todo, teniendo en cuenta que entre un 20-30% de los mismos, suelen estar relacionados con factores dietéticos. 

Por ello, en este tipo de casos me planteo: ¿Sabemos realmente lo que estamos consumiendo? ¿Prevalece en el consumo la cantidad sobre la calidad? ¿Estamos a salvo del cáncer, teniendo en cuenta que los productos que consumimos, pueden no ser de calidad?

En fin, os dejo por aquí los artículos donde me he documentado al respecto, así como las noticias sobre el suceso. Para que cuando vayáis a hacer las compras de navidad, y tengáis que comprar un producto tan necesario como la leche, penséis en lo que ello puede suponer.

*Nota: fijaos si podéis en la poca repercusión a nivel social, que han tenido las noticias. Se aprecia por los pocos índices de twits, me gusta o +1 que tienen las noticias en su apartado de "compartir".

ARTÍCULOS:

No hay comentarios:

Publicar un comentario