12 abr. 2014

Sevilla para el CEM, no pudo ser

Hace un tiempo que no escribo. En las últimas semanas han ocurrido una serie de cosas que han mantenido mi mente ocupada: estudiar, entrenar y mantener mi web (www.medrunning.com). Como siempre, este blog es una vía de formación y de escape personal. Hoy necesito usarlo como vía de escape.

En estas semanas, el conflicto de cafetería en el HUVR finalmente se ha solucionado. La empresa ha prometido pagarle lo que se les debe a los trabajadores y renovarles el contrato. Me alegro por ellos, y por los estudiantes que hemos aguantado sus mal hechas formas de reivindicar.

También se produjo una necesaria y urgente Asamblea de Facultad que, sinceramente me pareció muy bien organizada y que reflejó el trabajo que ha estado haciendo la delegación.

Principalmente me gustó la respuesta de la delegada de facultad ante mi incertidumbre respecto a las nuevas construcciones en el HUVR.

Aún así, su bien intencionada y razonable explicación de que los aularios habría que compartirlos con enfermería, y de que el otro edificio no sería una nueva facultad para Biomedicina, siguen sin convencerme.

De todas formas, su respuesta y todas las que me dió la delegación respecto a otros asuntos, me gustaron en estilo y forma.

Y ahora, paso a informar sobre la última novedad, teniendo en cuenta que me afecta directamente.

¿SEVILLA PARA ORGANIZAR EL VIII CEM?

Como algunos sabréis, he sido representante en el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina durante 3 años. Del mismo modo, mi pareja también lo ha sido durante 2 años.

En ese tiempo, uno de los planteamientos que siempre hemos tenido en mente, era el de organizar y ser la sede del Congreso de Educación Médica. Pero, por una cosa o por otra nunca nos atrevíamos a dar el paso, o no nos sentíamos lo suficientemente preparados o con el suficiente apoyo como para llevarlo a cabo.

En mente, teníamos varios bocetos, presupuestos, ideas e incluso, personalmente, tengo recopilada información sobre cómo organizar un congreso, sobre los anteriores CEMs, etc. Es decir, no es una idea que haya salido de la nada de un día para otro.

Hace dos días, se nos informaba desde la delegación de Córdoba asistente a las Jornadas Estatales de Estudiantes de Medicina en Gerona, que se iba a proponer a Sevilla como sede para el próximo CEM.

Yo se lo conté rápidamente a mi pareja, que también estaba siendo informada. No podíamos creérnoslo.

Además hacía un par de días, habían vuelto los compañeros que fueron al CEM de Salamanca, y me habían comentado a "petit comité" que ¿por qué Sevilla no organizaba el siguiente?. E incluso me contaron que en el bus de vuelta, varias personas querían organizarlo. Why not?

Algo saltó en nuestras cabezas, y con sólo un par de días para definirlo todo y organizar una candidatura, tanto mi pareja como yo, nos pusimos manos a la obra.

Bien es cierto, que no tuvimos en cuenta la primera y principal complicación que hay que solventar para organizar un congreso: tu delegación debe estar de acuerdo.

Al tratarse de un evento CEEM, son las delegaciones las que se responsabilizan de este evento aunque en su comité organizador haya sólo una persona del equipo. Es la que se come los marrones, y por tanto es la que decide.

Lo que hemos trabajado:

Mi pareja, que sí pertenece a la delegación, rápidamente informó sobre la posibilidad de una candidatura y pidió que se votase entre todos los miembros de forma democrática, para asumir o no dicha responsabilidad.

De mientras, yo me dediqué a crear un grupo de whatsapp con personas que, de antemano me habían indicado su interés por realizar el congreso o que podrían ayudar a organizarlo.

Todo ello, con la finalidad de ir gestionando y creando un comité organizador que se encargase del evento, aunque ello fuese un trabajo ajeno y paralelo a la delegación. Aunque a posteriori, en dicho grupo se incluyó a le gente de la delegación que se fuese a implicar (¿es lógico, no?).

Durante todo ese día, y tras salir de un hermoso parcial de psiquiatría, me puse a currar como un borrico. Durante todo el viernes, estuve organizando dicho grupo de whatsapp, buscando gente, pidiendo ayuda, evaluando pros-contras y sobre todo:

-Elaboré un completo y desglosado presupuesto para el Congreso en Sevilla que adjuntaré porque me da lástima que se desperdicie o que no salga a la luz.

-Estructuré junto a mi pareja el árbol organizativo, jerárquico y funcional del comité organizador e incluso empezamos a adjudicar a la gente según sus aptitudes e inquietudes para el desempeño de dichos cargos.

-Elaboré el vídeo/montaje con la presentación de Sevilla, de la ciudad y del posible plan social. Os dejo aquí abajo parte del vídeo de donde pensaba hacer el montaje:


-Cree un documento donde se exponía un esbozo del "plan de necesidades" para la elaboración del congreso: líneas temáticas, lema del congreso, posibles fechas, necesidades de espacios, alojamientos, manutención, plan social, plan cultural, materiales necesarios, ponentes, recursos humanos, etc.

-Insistí y requeteinsistí para convencer a mi pareja a asumir la Presidencia, ya que, de todos, era la más preparada, con más experiencia y con más capacidad para asumir el evento. Además, fue ella la que le echó un par de ovarios desde el principio, y la que más ilusión le ha echado al proyecto.

-Intenté meter presión por redes sociales, buscar apoyos y demostrar, que había gente interesada en el proyecto y, por supuesto, que iba a salir adelante y que sería un congreso legendario.

Todo ello durante el día de ayer hasta la 1 de la mañana, y durante el día de hoy durante toda la mañana.

Pero ciertamente, este trabajo paralelo se estaba realizando sin certeza de sí serviría para algo, ya que reitero que si la delegación no apoya el proyecto, no hay candidatura.
Tras muchos debates, mucha incertidumbre al no estar en los hilos de delegación y mucho trabajo, el proyecto no salió adelante. Al faltar el apoyo de la delegación o de la mayor parte de esta, Sevilla no podía presentarse como sede al CEM, por lo cuál quedará la plaza vacante probablemente hasta las Jornadas Estatales de Noviembre.

Esto representa que en Noviembre, Sevilla puede volver a presentarse para sede. Pero existe el riesgo de haya otra delegación que trabaje durante el verano y presente una candidatura que nos deje fuera.

Existe el riesgo de que mi pareja, los compañeros implicados y yo mismo, nos partamos los cuernos durante el verano, para que en Noviembre todo lo realizado, hablado y trabajado se vaya a la mierda.

También existe la opción de realizar esto último, y que lleguemos a Noviembre con algo mucho más definido y preparado, salgamos elegidos, y organicemos el CEM.

Pero la verdad...no me convence trabajar sobre arenas movedizas, donde mi trabajo puede caer en saco roto. Si me implico en algo, es porque tenga un respaldo y una responsabilidad, gracias.

Finalmente, cuando ya teníamos prácticamente: al comité organizador, apalabrados gran parte de los cargos, consultadas algunas opciones de financiación, a media Asamblea del CEEM ilusionada con un congreso en la bella ciudad del Sur...nos quedamos sin aprobación.

La actitud de la Delegación:

No creo que sea beneficioso ni productivo echarle las culpas a la delegación. Pese a mi cabreo, y pese a que toda mi ilusión, mi trabajo y mi motivación junto a la de mis compañeros, se haya ido al traste, hay que ser realistas. Era un sueño y los sueños hay que hacerlos realidad.

Hay personas que tienen los cojones, la entereza y la motivación suficiente para arriesgarse/sacrificarse para sacar algo adelante (aunque ello pueda suponerle un gran perjuicio) y hay personas que optan por ser prudentes.
¿Qué motivos pueden haber llevado a la delegación a negarse?

Como, en teoría los estudiantes no se han enterado de que esto estaba pasando, la delegación no tendría porqué dar explicaciones. Dice no, y los que íbamos a trabajar, somos quizás los que podemos pedírselas, pero al resto de estudiantes, ni les va ni les viene. Al fin y al cabo, reitero que no se han enterado de nada de lo que estaba pasando. ¿Motivos?

-Una posible falta de espacios para la realización del congreso y una incoherencia de tirar de instalaciones de la US, pabellones de la cartuja de Sevilla, espacios de otras instituciones cuando ellos mismos están luchando por el #stopmasificación

-Una actitud prudente hacia la realización de un evento de tal calibre. Sobre todo teniendo en cuenta, la baja participación e implicación, así como el arduo trabajo para sacar adelante algo parecido como puedan ser las "Jornadas de la Primavera".

-Una falta de relevo generacional en el CEEM que ha derivado en la ausencia de representantes sevillanos en estas Jornadas Estatales (por primera vez desde hace mucho tiempo). Sí no hay gente de la DAFMUS que nos representa a nivel nacional, ¿cómo la va a haber para montar un congreso?.

-Una serie de prioridades específicas en relación a las propias labores de la delegación, que hayan primado a la hora de asumir una mayor carga. Quizás no hayan querido meterse en este evento, por miedo a que otros aspectos de la representación local se viesen afectados.

-Probablemente, una falta de implicación, de apoyo o de confianza en las personas que se iban a encargar del proyecto o bien una desconfianza comprensible hacia el éxito o fracaso del mismo.

-Un presupuesto que, a simple vista, asusta. Estando valorado en casi 60.000€ la realización de este congreso y, pese a una previsión de obtener de ingresos 63.000€, son cifras muy elevadas y que pueden dar mucho miedo.

-Por último, una actitud firme, férrea y dura que se haya encargado de doblegar al resto y de hacerle ver que los sueños, o se logran arriesgando, o se logran trabajando a largo plazo (salgan o no bien). Actitud que no comparto, pero que respeto.

Mis conclusiones y mi opinión personal

Sabía que esto podía pasar, es más, sabía que en un 90% esto se iba a producir. Me salí de la delegación por una serie de motivaciones personales, además de por el cansancio que me provocaba el haber estado tres añazos en ella y por discrepancias personales con la forma de trabajar o de actuar de algunas personas.

En esta ocasión, admito que he trabajado como se trabaja en este tipo de acciones en el CEEM desde siempre, la cual no tiene porqué ser la correcta. 

Hay delegaciones que han llevado las cosas preparadas con muchos meses de antelación y les ha salido bien, y hay otras que en un par de horas han sido capaces de presentar una candidatura para dejarte boquiabierto, ganarla y hacer un congreso brutal. Hay de todo.

Personalmente me ha decepcionado mucho la actitud de la delegación y más aún cuando se ha truncado la ilusión de una persona a la que quiero tanto. Además, me da mucha pena saber que había mucha gente que ha respondido, que se iba a implicar en el evento, y que al final se han quedado con las ganas.

Creo que habríamos organizado el mejor Congreso de la Historia del CEEM. Creo que habríamos conseguido solventar todos los problemas que se nos fueran presentando. Creo que con sangre, sudor y lágrimas, habríamos creado algo que sólo los sevillanos sabemos hacer. Pero no ha podido ser.

Aunque mi corazón, así como la parte pasional de mi cerebro pueda estar muy cabreada, mosqueada y hastiada con la delegación de mi facultad, creo que lo más lógico es pensar con la parte objetiva.

Por ello, hago un ejercicio de conciencia e invito a que todos lo hagamos, para entender el porqué no se ha querido apoyar el proyecto. Y, es importante recordar, que montar un CEM es una auténtica locura, una brutalidad y un auténtico trabajo hercúleo.

Pese a todo, quiero darle las gracias a todas las personas que han creído en este proyecto. Quiero darle las gracias a todos los que lo han apoyado. Y quiero darle ánimos a la gente para que, en un futuro, le echen los cojones, la ilusión y las ganas que nosotros nos habíamos planteado echarle.

Mi actitud ha sido la de un loco, la de un soñador que quería hacer algo grande por sus compañeros. Que veía más pros que contras y que pretendía sacrificar parte de su tiempo, de su vida y de sus esfuerzos para que todo saliese bien (y hubiese salido bien).
No sé si en Noviembre Sevilla se volverá a presentar. Aplaudo y respeto la decisión de mis compañeros de la delegación, aunque no esté de acuerdo con la misma. Así que de momento...

Sevilla se queda sin Congreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario